Coches de gas natural, ¿Buena idea?

Coches de gas natural, ¿Buena idea?
27 agosto, 2018 @applus
In Noticias, Novedades Motor

Coches de gas natural, ¿Buena idea?

Los coches de gas natural comprimido llegan al mercado con una nueva propuesta respecto al combustible convencional, una nueva manera, más sostenible, de movilizarnos.

 

La estrategia de estos coches de gas natural comprimido está en que, además de gasolina, funcionan con gas natural. Así pues, contienen dos depósitos que se complementan el uno al otro.

Sostenibilidad y seguridad son los dos principales retos a la hora de crear nuevos depósitos para los futuros coches. De este modo, si el gas natural comprimido ha llegado ya a los concesionarios, significa que los fabricantes han logrado cumplir con ambas premisas.

¿Cómo son estos coches de gas natural comprimido?

 

  • 2 combustibles, 2 boquillas, 1 tapa

 

El gas natural se introduce en el coche como cualquier otro combustible. Una tapa, y dos boquillas para rellenar, así de simple es llenar el depósito de estos coches. El hecho está en que el conductor puede repostar tanto gasolina o gas natural comprimido en un solo lugar, y se tarda lo mismo con ambos tipos de combustible.

 

  • Un motor

 

El coche funciona con un solo motor, como siempre, pero se puede propulsar tanto con el gas natural como con la gasolina. En este caso, el coche siempre tirará del gas, lo que hace que la gasolina se convierta en una especie de “depósito de seguridad”, hasta que el gas se agote.

 

  • Depósitos herméticos

 

Los depósitos de combustible están fabricados en acero de alta resistencia con un tratamiento anticorrosión, con electroválvulas de seguridad que mantienen el gas en su interior. Están situados debajo del piso del maletero, donde normalmente se ubica la rueda de recambio. El estado de conservación de los depósitos se certifica cada cuatro años.

 

  • Sostenible y económico

 

Repostar gas es mucho más barato. Por eso se ha creado el sistema, para potenciar la consciencia ahorrativa. Circular aproximadamente la misma distancia que un litro de gasolina, sale, aproximadamente, a menos de 1€ el kilogramo de gas. Asimismo, el cambio a la gasolina se efectúa automáticamente, sin que el conductor lo note.

El gas no solo es más barato para los usuarios, sino que es más sostenible. De este modo, la DGT otorga la etiqueta “ECO” a todos estos coches, lo que permite la circulación durante los episodios de contaminación.

 

  • Probados y certificados

 

Estos coches se han sometido a duras pruebas de la industria, superando los estándares más estrictos, como pruebas de choque, para garantizar que el depósito de gas no pueda influir en caso de accidente y contribuir con consecuencias aún más graves en caso de accidente.

Los coches de gas natural comprimido son parecidos a cualquier otro coche del mercado, pero más sostenibles y baratos a la hora de repostar. Es por ello que éstos parece que formarán parte de nuestras vidas en un futuro no muy lejano.

 

Fuente: La Vanguardia

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies