Conducción sobre hielo y nieve

Conducción sobre hielo y nieve
25 noviembre, 2015 @applus

Con la llegada del frío, debemos incrementar las medidas de seguridad en nuestra conducción. Cualquier fallo o distracción si la calzada no se encuentra en perfectas condiciones puede provocar que tengamos un accidente. El fuerte frío que está azotando estos días y el agua que puede quedar en la carretera debido a la humedad, puede transformarse en hielo que se convierte en nuestro peor enemigo durante el trayecto.

A continuación os dejamos una serie de consejos sobre como conducir en condiciones adversas y fuertes heladas:

  • Primero de todo, tener nuestro vehículo a punto, con los niveles de líquidos adecuados para evitar que sufra algún tipo de congelación.
  • Los neumáticos, muy importantes si vivimos en zonas con fuertes heladas y nieve. Mejor si son de contacto para evitar tener que poner las cadenas en todo momento. Se recomienda de todos modos en zonas con bajas temperaturas llevar neumáticos mixtos o de invierno.
  • Revisar que las luces están bien regladas y funcionando correctamente.
  • Revisar las escobillas de nuestro limpiaparabrisas, ya que con los cambios bruscos de temperatura, puede provocar que se dilate la goma y no evacue de forma correcta el agua depositada en las lunas.
  • Si vamos a dejar el coche a la intemperie, lo vamos a estacionar con los parabrisas levantados y taparemos los orificios con cinta aislante así como con la primera o la marcha atrás puesta para evitar que se queden pegados las pastillas de freno a los discos.

A continuación os dejamos una serie de consejos sobre como conducir ante posibles placas de hielo o suelo resbaladizo:

  • Muy importante ver en todo momento la temperatura exterior a la que circulamos, ya que nos puede ayudar a anticiparnos ante las posibles heladas que nos podemos encontrar en la carretera.
  • Si vemos que la temperatura exterior es muy baja y que corremos este riesgo, debemos aminorar la marcha y aumentar aún más la distancia de seguridad obligatoria con el coche que nos precede.
  • Debemos circular con marchas altas entre 1200 y 2500 rpm máximo ya que no queremos que nuestro vehículo se revolucione para evitar que nuestras ruedas traseras o delanteras, dependiendo de la tracción que tengan giren con demasiada fuerza.
  • Si cuando frenamos vemos que nuestro coche sobrevira en exceso o nos «culea» tenemos que, dependiendo de la tracción de nuestro coche girar el volante de una manera u otra. Si nuestro coche es tracción trasera o delantera, tenemos que hacer la maniobra del contravolante, mientras que si tiene  tracción a las 4 ruedas, tenemos que seguir girando en la misma dirección que la dirección que llevamos.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies