Los errores más comunes al volante

Los errores más comunes al volante
20 noviembre, 2015 @applus

Muchas veces no nos damos cuenta de la cantidad de errores y distracciones que cometemos al volante y que pueden desembocar en graves consecuencias tanto para nosotros como para el resto de conductores.

A continuación definiremos algunos de estos errores para concienciar a todos nosotros de lo graves que pueden a llegar a ser:

Hablar por el móvil es sin duda alguna una de las infracciones más temerarias que podemos llevar a cabo mientras circulamos, ya que nos distrae y puede provocar que tengamos un accidente en cualquier momento y una sanción muy dura por parte de los cuerpos de seguridad.

La toma de alcohol o drogas, puede distorsionar nuestra realidad, provocando que sea incompatible con la conducción. El tiempo de reacción aumenta así como el de frenada por lo que nos afecta directamente a nuestra seguridad y a la del resto de conductores o peatones.

La velocidad es un factor muy determinante también en la concienciación vial, si esta es muy elevada, nuestro tiempo de reacción disminuye al instante, provocando que el peligro sea mucho mayor que si circulamos a la velocidad que se nos indica en las señales de tráfico.

Un buen uso del carril izquierdo es básico para evitar problemas de circulación. Este se utiliza para adelantar por lo que no nos podemos mantener en él, circulando a velocidades inferiores ya que esto provocará efecto dominó en frenadas y crispación con el resto de conductores.

Según la Dirección General de Tráfico, el 22% de las muertes que se producen en accidentes de tráfico, son debidos a que los ocupantes del vehículo, no llevan los cinturones de seguridad abrochados, provocando que puedan salir despedidos del interior del mismo, así como recibir contusiones múltiples en el momento de cualquier tipo de frenada brusca o golpe.

Distraerse con los niños, también puede resultar muy peligroso ya que cualquier distracción dentro del vehículo provoca que dejemos de prestar atención a la carretera y no nos demos cuenta de que está ocurriendo fuera de nuestro habitáculo.

Conducir con sueño, uno de nuestros grandes enemigos. No nos damos cuenta y el sueño nos colapsa de tal manera que nos quedemos dormidos con las consecuencias posteriores que esto pueda tener.

No usar los intermitentes también supone un riesgo añadido a nuestra conducción, esto junto con no mirar por nuestros retrovisores puede hacer que no veamos a otros vehículos y que impactemos directamente contra ellos.

Para finalizar el artículo, también tenemos que ser conscientes de que una buena conservación de nuestro vehículo puede ser vital para evitar fallos mecánicos que pueden provocar accidentes.

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies