Situaciones de riesgo al volante

Situaciones de riesgo al volante
30 mayo, 2016 @applus
In Seguridad
situaciones de riesgo

El hecho de tener que tomar decisiones rápidas mientras conducimos debido a imprevistos que pueden surgir frente a nosotros, es una situación complicada de gestionar si no estamos atentos a la vía, si no tenemos en ese momento una adecuada capacidad de reacción y si no tenemos buenos hábitos al volante. Son múltiples las escenas o situaciones de riesgo que pueden obligarnos de repente a frenar, a girar o a reducir la velocidad, de tal manera que todo conductor debe tener unas mínimas nociones para saber controlar cualquier tipo de riesgo y evitar así accidentes.

La percepción del riesgo

Cada persona percibe el riesgo que presenta la vía por la que circula de una manera diferente, aunque por norma general podemos diferenciar dos tipos extremos de conductores: por una parte, los que se creen con la destreza y el dominio suficiente como para sortear cualquier peligro y, por otra, quienes se muestran inseguros y dubitativos. Los primeros asumen riesgos innecesarios, suelen superar los niveles de velocidad permitidos e incluso pueden haber consumido alcohol o drogas antes de coger el volante. Los segundos pueden generar ellos mismos un problema a la hora de conducir debido a su bloqueo a la hora de decidir qué hacer y cómo hacerlo. Y ninguno de los dos analiza las consecuencias de sus actos y de sus actitudes al volante.

Algunos estudios ya apuntan que la personalidad tiene relación con la manera de conducir. Sin embargo, no puede ser la excusa para no tener un comportamiento prudente y responsable en la carretera. Es más, la mayoría de los conductores no entraría en ninguna de las dos clasificaciones anteriores, independientemente de su manera de ser y de enfrentarse a la vida.

Qué hacer para evitar imprevistos

Las principales recomendaciones que los conductores deben tener en cuenta para minimizar cualquier episodio desagradable que puede surgir son las siguientes:

  1. Reducir la velocidad al aproximarse a un paso de cebra y detenerse para ceder el paso si hay peatones dispuestos a cruzar.
  2. Conducir despacio en zonas donde haya centros escolares o parques infantiles, ya que puede aparecer algún niño en la calzada y no verlo.
  3. Prestar atención si coincidimos con alguna persona con movilidad reducida (personas mayores, mujeres embarazadas, personas con discapacidad, etc.), ya que su capacidad de reacción está más limitada.
  4. Tener cuidado a la hora de adelantar a los ciclistas, respetando siempre la distancia de seguridad establecida: 1,5 metros como mínimo.
  5. Extremar las precauciones si tenemos motoristas a nuestro alrededor, ya que al igual que los ciclistas, son figuras muy vulnerables en caso de accidente.
  6. No presionar a otros conductores en las incorporaciones y dejar que la circulación fluya de manera natural, señalando a otros conductores tus intenciones de cambiar la dirección o parar y también, por ejemplo, cediendo la prioridad a los autobuses urbanos, a los vehículos con luces de emergencia encendidas o facilitando las maniobras a los vehículos pesados.
  7. Estar alerta por si algún peatón cruza la calzada sin precaución o sin mirar por diferentes motivos: despistes por culpa del teléfono móvil, gente con prisa, bajo la influencia del alcohol, etc.
  8. Seguir las indicaciones de los agentes encargados de regular el tráfico cuando hay atascos o cortes de vías, así como la señalización en los tramos en obras.
  9. Tener paciencia y ser comprensivos con los conductores que portan la “L”, es decir, con quienes todavía no tienen mucha experiencia.
  10. Conducir con la máxima precaución en zonas rurales en las que puedan aparecer por sorpresa animales en la vía o encontrarnos con un rebaño.

La concienciación para adquirir conductas adecuadas al volante es fundamental para reducir las posibilidades de accidentes. Por este motivo, es muy importante el entrenamiento de la habilidad de reacción y conocer diferentes supuestos para saber cómo poder anticipar el peligro y cuál será la decisión más acertada y segura.

Por último, además del factor humano, si nuestro vehículo tiene el mantenimiento adecuado y ha superado la última revisión de ITV (un proceso cada vez más sencillo, ya que puedes pedir cita online), las condiciones son mucho más favorables en el caso de que tengas que reaccionar de manera brusca ante cualquier imprevisto.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies