Viajes largos con niños

Viajes largos con niños
2 agosto, 2019 @applus
In Consejos
viajes largos

El verano es la época perfecta para muchos, para desconectar, coger el coche y lanzarse a la carretera en busca de la tranquilidad. Cuando el termómetro aprieta, el tráfico se dispara, y el calor, la deshidratación y la fatiga pueden poner de los nervios a cualquiera que se encuentre con una atasco en medio del viaje. Una situación que se puede empeorar si además se viaja con niños que se marean, se quejan, lloran o no están quietos.

Durante esta época del año la atención en la carretera debe ser al cien por cien porque se viven miles de situaciones peligrosas al volante, por eso, es necesario seguir algunas recomendaciones para afrontar de la mejor manera las próximas vacaciones y los viajes largos con niños.

Seguridad ante todo

Lo más importante que hay que pensar es en la seguridad y el bienestar de los más pequeños. Es imprescindible disponer de un sistema de retención infantil para cada uno homologado según la edad, el peso y la altura. Según la ley, el uso de sillas infantiles es obligatorio para niños de hasta 1,35 metros de altura, aunque se recomienda la utilización hasta que alcanzan 1,50 metros.

El uso de estos sistemas reduce en un 75% el riesgo de muerte y un 95% el de lesiones. No utilizarlo supone un riesgo para el menor y además una multa de  200 euros con retirada de tres puntos del carnet.

Ropa cómoda para viajes largos

Pensar en la vestimenta cuando se realizan viajes largos en coche es importante porque se pasan varias horas sentado, sin poder moverse. Para que los niños no se quejen, lo mejor es vestirlos de la forma más cómoda posible. Para ello , lo mejor es optar por ropa de algodón, transpirable y que no se ajuste al cuerpo para que permita libertad de movimientos sin presiones.

Si se realizan trayectos largos también hay que tener en cuenta que las temperaturas en el interior de un vehículo suben mucho más rápido, pudiendo aumentar hasta 20º en menos de 20 minutos y llegar a alcanzar los 52º rápidamente. Hay que poner especial atención en los más pequeños, cuyos cuerpos se calientan entre 3 y 5 veces más rápidamente que el de un adulto.

También hay que ir controlando la temperatura idónea en el habitáculo, lo aconsejable es entre 21 y 23 grados centígrados, sobre todo que el ambiente no sea excesivamente frío o caluroso, y que el aire acondicionado le llegue directamente al niño. Llevar una chaqueta o toalla en el coche puede ser beneficioso en caso de que el pequeño lo necesite.

Entretenimientos

Los niños tienden a aburrirse rápidamente y aunque la mejor opción sea que se duerman, es difícil que lo hagan todo el camino, por lo que es muy bueno que el copiloto siempre vaya preparado, con juegos, canciones, historias… Coger alguno de sus juguetes favoritos puede ser una buena idea, pero es muy importante no dejarlo por el vehículo, porque en caso de accidente estos objetos se convertirían en auténticos proyectiles: a 60 km/h, la inercia conlleva que el peso de los objetos se multiplique por 56.

 

viajes largos

 

El copiloto el gran aliado

La figura del copiloto es fundamental cuando viajamos con niños. Los bebés y los niños son los acompañantes que más distracciones provocan en el conductor. La función del copiloto es, pues, la de ayudar al conductor a que centre su atención completamente en la carretera e intentar lo máximo apaciguar los llantos y las quejas de los más pequeños.

En el caso de que el conductor sea el único adulto en el vehículo, lo más aconsejable es dejar todo lo más a mano posible para que el niño pueda cogerlo sin ayuda. Si es necesario, para las veces que sean necesarias, a veces frenar a tiempo es lo más seguro para todos. Asimismo, no olvides llevar una muda con ropa de cambio, toallitas refrescantes, una toalla y un pequeño botín para cualquier imprevisto.

Buena planificación

La previsión es muy importante si vas a viajar con niños. Ir sujeto con arneses o el cinturón de seguridad en una silla infantil es incómodo de por sí, pero si además el viaje dura muchas horas, el terreno no es regular y no se hacen las paradas necesarias, el trayecto puede llegar a convertirse en un verdadero suplicio.

Recomendamos circular por carreteras seguras, como autopistas y autovías, que permitan una conducción relajada y tranquila y donde encuentres zonas de servicio y restauración para así realizar paradas a lo largo del trayecto. Realizar paradas frecuentes es de vital importancia, por lo que es importante descansar antes de hacer las dos horas seguidas para que el viaje no se haga incómodo y cansado.

Comida ligera y agua abundante

El mareo de los niños en el coche, puede convertirse en una situación muy estresante para el conductor y el resto de usuarios del vehículo. Para evitarlo es importante antes de iniciar el viaje no dar comidas pesadas, calóricas flatulentas o con muchas grasas. Si das alimentos ligeros, y en pocas cantidades, potenciaréis que tenga una buena digestión. También es importante llenar varias botellas de agua para hidratar al niño durante el trayecto.

 

No olvidéis suscribiros a nuestro canal de Youtube.

Fuente: La Vanguardia

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies